¡¡Muchísimas felicidades a las hermanas que hoy cumplen un años de su consagración!!

Gracias por vuestro sí.
Gracias por vuestra entrega de vida.
Gracias por ser Eco de la llamada de Dios.
Gracias por vuestra oración.
Gracias por vuestra maternidad espiritual.
Gracias por vuestra fidelidad al Corazón Sacerdotal de Jesús.

A ejemplo de María, sigamos haciendo la voluntad del Señor para que nos conceda sacerdotes y consagrados según su Corazón.

¡¡POR ELLOS!!